Fuego cruzado

Encendí su cigarro

sosteniéndole la mirada

–como el soldado al que no le avisan–

sonriendo se aspiró el humo

y de paso mi alma.

Anuncios

Culpable

Que sí! dígalo señor Juez, CUL-PA-BLE, no lo dude, no hay coartada que me salve, diga la sentencia, no intente salvarme, si le hacen falta pruebas tengo más. ¿Cómo hago para pedir un aumento de pena?, bueno tiene razón, primero decláreme culpable. Mire que bonito mazo tiene, no nos prive de escucharle. Tiene usted una voz maravillosa, dígalo fuerte: CUL-PA-BLE. ¿Le han dicho que bien se le ven las cejas cuando las frunce?, y mire nada más que toga tan elegante. Quiero la condena más severa, es usted un juez encantador ¿sabía?, dígalo entonces, CUL-PA-BLE, no perdamos tiempo, por favor, que la mejor decisión que he tomado fue entregarme…  a ella.

Guerra

No es hora de lamernos las heridas
–me dices—
afila tus besos
recarga tu lujuria
enfila tus tropas de caricias
atrinchérate en tus versos
abastéceme de vicios
abre fuego a los cigarros
déjate de glamour!
que de medalla te quedará uno que otro beso tatuado,
es inevitable
no hay diálogos ni treguas
camúflame las ganas de saliva
que esta noche…
quiero guerra.